Preocupación en las líneas navieras ante posible desplome de los precios.

8 Oct por match_cargo

Preocupación en las líneas navieras ante posible desplome de los precios.

 

Después de la crisis global causada por el covid-19, las empresas navieras reportaron aumento histórico de la demanda, esto junto a la congestión de la cadena de suministro, les garantizó ganancias: anuales superiores a los $400.000 millones (USD)

Sin embargo, esta industria está culminando su mejor periodo, pues la inflación se ha esparcido como una enfermedad que ha empobrecido los bolsillos de los consumidores, como consecuencia bajará la demanda de servicios.

Según “Container Forecaster”, las empresas navieras van a entrar en un periodo de declive controlado, lo que significa que progresivamente bajarán los márgenes de ganancias, es posible que la situación llegué a complicarse hasta el punto de presentar niveles de rendimiento similares a los de antes de la pandemia.

Las empresas navieras tienen por delante un camino difícil, con de retos, pero también con oportunidades, se espera que el mercado de la vuelta ajustando la capacidad de las naves (blank sailings). Tras la restructuración y consolidación de las alianzas, las empresas navieras están fortalecidas para afrontar los llamados «años de peligro».

 

Si bien se avecinan años difíciles, las líneas navieras no se quedarán de brazos cruzados ante la caída de las tarifas spot, pues con el fin de seguir operando con utilidades, aprovecharan para sacar del mercado al mayor número de buques viejos y contaminantes.

 

Esta palanca de reducción de la capacidad se utilizará junto con otras, como el retraso de las entregas de nuevos buques y el aumento de la inactividad, lo que obligará a los constructores navales y a los armadores independientes a compartir parte de la carga de la oferta.

 

En caso de que las empresas navieras sigan al pie de la letra lo previsto por Drewry, estas acciones serán insuficientes para remediar la brecha entre la oferta y la demanda el próximo año, no obstante, en caso de añadir blank sailings, deberían ser suficientes para garantizar las tarifas de transporte y los beneficios por encima de los registros de 2019. Si las navieras logran estabilizar la situación el año que viene, tendrán repetir la maniobra para 2024.

 

Fuente: mundomaritimo.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.