Contenedores refrigerados seguirán siendo uno de los principales problemas en países exportadores.

2 Nov por match_cargo

Contenedores refrigerados seguirán siendo uno de los principales problemas en países exportadores.

La escasez de contenedores refrigerados seguirá siendo un problema en las principales regiones exportadoras. Aunque los contenedores refrigerados “reefer” y los contenedores estándar “dry” comparten rutas de transporte marítimo, sus precios suelen ser distintos debido a diversos factores como el de oferta y demanda. Mientras que las tarifas de los contenedores “dry” han disminuido drásticamente, se espera que los costes de los contenedores refrigerados disminuyan de forma mucho más lenta hasta 2023, dichas tarifas seguirán siendo altas en comparación a las tarifas anteriores a la pandemia. Señaló reciente reporte de Rabobank.

Las importaciones de los estadounidenses desde China bajaron exponencialmente, se reportó importaciones de 22,7% interanual y 18,3% mensual. Es posible que las tarifas de los contenedores estándar disminuyan debido al debilitamiento del poder adquisitivo, que ha traído como consecuencia la baja demanda de transporte para mercancías.

No obstante, la tasa de crecimiento interanual se ha ralentizado desde el primer trimestre de este año, y luego aumentó para el segundo trimestre debido a la alta demanda de transporte de alimentos refrigerados.

 

Si la tasa de crecimiento interanual es descendiente, quiere decir que los precios de los contenedores refrigerados van a disminuir, sin embargo, se espera que el precio de estos contenedores descienda de una forma lenta a diferencia de los contenedores estándar. Posiblemente en el cuarto trimestre de 2022 haya una disminución significativa, pero es probable que suceda hasta el primer trimestre de 2023.

Para los analistas de Rabobank, el mercado de los contenedores refrigerados se mantendrá estable en tanto haya un crecimiento limitado de la demanda. Debe tenerse en cuenta que los precios de alquiler varían dependiendo los productos refrigerados y las rutas.

Hay la posibilidad de que los productos de mar se mantengan fuertes, pero se espera que el crecimiento no sea tan sólido como el de años anteriores.  La carne se enfrenta a un panorama mixto, pues la Unión Europea diversificó sus exportaciones de carne de cerdo a otras regiones, ya que China está perdiendo el interés en importar carne, sus volúmenes de compra siguen siendo bajos.

 

El comercio de aves de corral se mantendrá fuerte, debido a que los consumidores pueden cambiar sus hábitos de consumo, privilegiando a la carne de origen avícola, puesto que suele ser más económica, esto como consecuencia de la recesión económica que se avecina.

 

Los portacontenedores, que entrarán en funciones en 2023 y 2024, generarán aumentos en la capacidad de conexión, del 7,1 y 8,4 interanual. Se estima que la cantidad de contenedores refrigerados aumentará en un 3,9% entre 2022 y 2026, mucho más alto que el de contenedores refrigerados oceánicos. Por esa razón, la capacidad de conexiones no será un obstáculo para el comercio mundial en los próximos años.

No obstante, la correcta distribución de estos contenedores sigue siendo un reto para las compañías navieras por tres razones:

 

  1. La desigualdad de importaciones y exportaciones en las principales regiones exportadoras (Sur y Centroamérica) y las regiones importadoras (China).

 

  1. Los productos refrigerados suelen ser de naturaleza estacional, lo que complica aún más la planificación de la capacidad de carga.

 

  1. La inestabilidad política en cuanto a los trabajadores férreos y portuarios. Quienes han generado huelgas y manifestaciones que han tenido como consecuencia la congestión de los puertos de EE. UU. y Europa.

 

Posiblemente, la capacidad de suministro global en el sector de los contenedores refrigerados no vaya a ser un problema para el 2023, por eso se espera que las tarifas disminuyan hasta el próximo año, No obstante, hay que mencionar que bajarán de precio de forma mucho más lenta a comparación a los contenedores estándar, pues durante la recesión económica se puede privilegiar la compra de comida sobre los demás compras. La falta de estos contenedores refrigerados será siendo el principal problema en los países exportadores.

 

Por ahora, las tarifas se mantendrán por encima de los márgenes anteriores a la pandemia, debido a los distintos costos permanentes, como la gasolina, las incertidumbres geopolíticas y regulaciones estrictas por el control climático.


Fuente: MundoMarítimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.